ROCK & RUNNING

Vas por el monte de domingueo sano, a punto de conquistar tu primer y único mil del año. El aire está limpio, estiras tus pulmones, ensanchas tu alma, dejas la mirada perdida en el camino que orilla por la ladera y… de repente aparece. Un tío baja corriendo como una exhalación. Va vestido con un…

Seguir leyendo