LEICESTER: MILAGRO, PASIÓN Y VICTORIA.

 

LEICESTER. ¿A qué te suena? A cerveza tostada. Un Pub poligonero que no conoces. ¿Es una marca de neveras?… Déjalo, no vas a acertar. Yo tampoco lo sabía hasta este año. Es una ciudad en las Midlans de Inglaterra, que además tiene un equipo, el Leicester City. Líder de la Premier Leage desde hace meses, acaban de lograr una hazaña histórica.

El Fútbol, un deporte puro, lleno de gente noble; jugadores evasores de impuestos, presidentes estafadores, mafiosos de la FIFA, neonazis, o tu vecino del 5º. Esa buena persona que el domingo escupe en un partido de infantiles todo lo que piensa y nunca se atreve a decirle a su jefe.

Y al final, existe un deporte que funciona con un balón que gira en busca de la portería contraria. Amamos el fútbol porque nuestras vidas son un coñazo y el destino se parece a un sendero de cagarrutas de oveja que seguir. Deseamos lo imprevisible, lo inesperado; y este deporte nos lo da muchas veces en forma de milagro. Que el Leicester haya ganado la Premier sería como ver al Sporting de Gijón derrotar a los todopoderosos Barça y Madrid en nuestra Liga.

Sí, lo dijo uno de Bilbao, imposible es nada, ¡la ostia!
Sí, lo dijo uno de Bilbao, ¡imposible es nada la ostia!

En la historia del fútbol se han vividos hechos increíbles. La victoria de Grecia en la Eurocopa de 2004. El doblete europeo del Nottingham Forest en los 70. Son cosas inexplicables. Y de nuevo el Leicester devuelve la poesía, el mito, la épica, a un mundo sin novedades.

Pronto se hará una película, no lo dudéis. Y por eso propongo mi guión, reparto y director perfecto. Ahí va:

YO, KEN LOACH

Lo primero, no queremos melodramas pegajosos; no queremos Hollywood. Ni música de triunfo, ni música de fracaso. Si hay que dar un discurso de motivación, lo da Arguiñano:

—A ver chavales, esta noche si ganáis, ¡pizza para cenar aivalaostia! Y cuidado, que éstas las pido al Pepepizza, no tenéis que hacerlas como con el tacañon del Ranieri. Venga, y ahora para relajar la tensión un chiste de vascos.

Buscando a Eric
Buscando a Eric, la mejor peli sobre no-fútbol jamás hecha

Sólo hay un director posible para esta película: Ken Loach, director de Buscando a Eric. Porque ésta es una película de taberneros, borrachos, perdidos que nunca dan una a derechas. Gente que siempre pierde y puede, que por una vez, ganen.

ABRACADABRA VICHAI SRIVADDHANAPRABHA

Ahora necesitamos un presidente extravagante, un poco pirado, que hace justamente todo lo que nadie haría ni quiere y encima, para placer nuestro, le sale bien.

Ese es Vichai Srivaddhanaprabha. La última persona que intentó decir su nombre necesitó un par de exorcismos para volver a hablar normal. Sin embargo, V (dejémoslo así), es un tío majo como del mismo Bilbao, y por su cumpleaños regaló a todos los aficionados cerveza y donuts.

El 0 no es para el Leicester

Que si llega a dar jamón gratis  se organizan viajes desde toda España. Por suerte para V los ingleses son más civilizados. Y baratos…

RANIERI, EL PATRIARCA

El tio Gilito Rainieri
El tío Gilito Rainieri

Mirar a Claudio. Se parece a ese simpático jubilado que hace reír a los niños.

Tiene cara de buena persona. Mourihno no tiene cara de buena persona. Pellegrini tiene cara de buena persona. Luís Enrique no tiene cara de buena persona. En este mundo, la mayoría de las veces, no ganan las buenas personas.

¿Pero quién es Ranieri?  Es un hombre sin mucha estrella. No le quiere nadie. No se espera nada de él. Tiene 64 años y está en la última parada de su vida, a punto de coger el camino de vuelta. Sin embargo, algo va a pasar; un grupo de jugadores desconocidos está a punto de liarla…

LA CUADRILLA DE LEICESTER

Todo el mundo sigue preguntándose como el Leicester ha conseguido un imposible. Que si tienen un esquema muy claro, ha coincidido la explosión de varios jugadores, luego está el bajón de equipos punteros como Chelsea o Manchester….

Que no, que no, a ver el secreto está en la foto de aquí abajo…

La cuadrilla de Leicester
Oye Karlos Ranieri, ¿pero no íbamos a la sidrería?

¿Qué ves? Unos chavales del montón, feúchos, sin mucho glamour, comiendo una pizza con su abuelo antes de irse prontito a dormir… Uno es vendedor de Phone House, el otro barrendero y el grande trabaja en la obra. No han visto mucho mundo y su película favorita es Braveheart. El de la derecha el pobre todavía vive con su madre.

En realidad la foto corresponde al día que Tito Raineri “invitó” a pizza tras una victoria y dijo que como Juan Palomo, se la hacían ellos. Pero no parecen unos chulos millonarios, son gente maja. Y ésto es porque son una CUADRILLA, la institución vasca más sagrada que existe. Ni los hijos, ni la mujer, ni los enemigos pueden quebrantar la unión de una cuadrilla. Un hombre vasco nunca muere solo, a su lado están sus amigos levantando el último txikito.

Y es que, como ya se probó en la Biblia “Todos nacemos vascos”, los chavales del Leicester son una cuadrilla vasca de toda la vida, y los sábados quedan para el poteo en el Old Town:
—Oye Marhez, nos vamos al Hogan’s a tomar unas pintas, ¿te apuntas?.

—Ir tirando, que he quedado con Antxon el contratroncos Australiano primeros, eh.

—¡Aivalaostia! Pues traértelo tienes que… Joer no tengo yo ganas de pimplar con el Ustruliano ese…

EL MONJE QUE VENDIÓ SU FERRARI Y SE FUE A LEICESTER

Monjes Leicester City
Chupando banquillo

Hay otro secreto del éxito del Leicester este temporada. Se trata de Jose-Ba, el monje que vendió su Ferrari y peregrinó en busca de la verdad. Caminando que te camino, un buen día llegó a Inglaterra y en un Pub conoció a la cuadrilla del Leicester. El creía que era chino, pero entonces tuvo una revelación y dijo en perfecto vascuence:

—Kagoentxós, si sois del mismo Bilbao, como yo. Años, eh, dando vueltas, pim, pam, pim, pam… buscando el sentido de la vida pues, sin saber que me pasaba… Joer, ¡pues que estaba a palo seco! Kagoendiez…¡Majo, ponte un zurito de litro de esos!.

Luego hay quien dice que el dueño tiene unos monjes que van a darles suerte y cosas así…. Pero vamos, que la confesión y la penitencia vasca se hace en los bares, como Buda manda.

UNA HISTORIA DE SUPERACION

Las tres principales estrellas del LFC esta temporada han sido Mahrez, la genialidad y la creatividad; Vardy, el gol y Kanté, el equilibrio táctico y la entrega sin límites.

Hace tres años los tres vagabundeaban por  divisiones muy inferiores de fútbol británico y francés.

Ahí tenemos nuestro comienzo: Vardy, hace nueve años caminando solo hacía su casa. Lleva una tobillera judicial que le impide ir a cualquier otro lugar. Entra en casa y observa la lluvia caer a través del cristal. No existe ningún lugar en el futuro para él. Marca un número en la oscuridad del salón:

—Hola guapo, ¿qué quieres sabel, amol, trabajol, salud?

—Trabajo.

—Déjame vel mi amol… Uy, uy, uy…a ver…Madre mía, oye guapo, buenas noticias, vas a ser muy bueno en lo tuyo, sí, sí, sí, lo veo clarísimo, mucho éxito ¿A qué dices que te dedicas?

—Actor porno. Mierda, sabía que no debía llamar…

UN FINAL FELIZ

¿O no? Quiero decir, la victoria está sobrevalorada, es un momento muy bueno, pero tiene muchos malos. Y si no que se lo digan a nuestros protagonistas…

Pase lo que pase, como dijo Ranieri hace poco, han enseñado muchas cosas a la gente. Y cuando termine esta temporada podremos decir a  los evasores de impuestos, estafadores, mafiosos, neonazis, a tu vecino del 5º… existe el fútbol, existe el LEICESTER CITY.

Athletic Bilbao 1908
Hace más de cien años, un equipo con los colores del Leicester que también hoy es un milagro: Athletic Club Bilbao

 

Un comentario Añade el tuyo
  1. Pingback: Bitacoras.com

Si te apetece comenta algo