Una pelicula que no quería ver

Me recomendaron una película. Warren. Joder, de que me suena. Un día hicieron un programa especial de Cuarto Milenio sobre esta peli. Pero daba mucho miedo, y no me atreví a verla.

Le eché huevos y esa noche me puse manos a la obra. Lo confieso: me tape los ojos unas cuantas veces, hice pipí para aguantar la emoción, pase algunos sustos de largo…

Dormí mal. Dios, parecía un niño de cuatro años sollozando y temblando en la cama:

—Ayyy, no no no, déjalo, muerte malo,malo ahhhhhh

Al día siguiente llegué al trabajo orgulloso:

—Muy buena, la peli. Expediente Warren.

—¿Cuál?

—Sí, la de la casa encantada esta, con brujas, fantasmas y todo el tinglado. Pufff…. Vaya tela….

—No, no, te equivocas. Warrior, dije Warrior. La peli que recomendé era de Boxeo, tío.

—Igualmente, muy buena.

Fue una mañana muy monótona. Tenía que trabajar. Para pasarme el susto de la noche anterior inventé una crítica y el día mejoro. Con la de Boxeo hubiera dormido bien, sí, pero no tendría nada que contar:

Una crítica de J.J. Vazquez

Una peli de dodot, no de pañal de marca blanca, de pañal que absorbe bien, que da mucho cangele.

Una familia muy cuci que llega una casa del copón. Pero la casa está hecha un  asco, que lo mismo se podían haber encontrado unos okupas, pero no, se encuentran algo más chungo que para eso es una peli de sustos.

La peli no empieza con lo típico de las cañerías mal para despistar, aquí ya empiezan a saco, y te vas quedando más acojonado en el sofá. La cosa se pone muy fea, muchos fantasmas pero malos, que van a putear.  Porque los puñeteros espectros ya se sabe; esto era mío, no me lo quitas, aquí vivo yo. Que son muy posesivos los jodidos con sus cosas.

Menos mal que hay una gente muy maja, muy raritos, sí, pero muy majos que saben de demonios y mierdas de estas. Los Warren, que son un matrimonio además. Así que lo desconectar después del trabajo, mal; eso está muy bien desarrollado en la peli.

Llegan allí y eso es la fiesta del pijama pero con fantasmas, demonios y de todo. Una ristra de desgracias que ni los Kennedy, y claro, ha quedado mal ambiente. Fiesta, pero satánica.

Se va descubriendo el pastel y los Warren descubren que hay un demonio muy cabreado que quiere cargarse a todo el mundo. Y la va liando parda. Que las posesiones del demonio no se entienden, la verdad. Tú de poseer, pues posees a Bono, a Charlie Seen, Sean MacGowan… Estrellas del Rock, borrachos, vividores….

Pero no, mucho mejor ser un bicho raro y feo que vaga por pantanos llenos de mierda para asustar a la gente. Vomitar, poseer, matar, vaya vida macho.

Expediente Warren. Muy bien. Una peli muy buena con fantasmas muy malos.

Un comentario Añade el tuyo

Si te apetece comenta algo